REVISTA ESPECIAL PRIMER SEMESTRE 2019
LANUS
REVISTA ESPECIAL PRIMER SEMESTRE 2019
ANUNCIÁ EN LA HORA JUVENIL
face la hora juvenil
CANAL LA HORA JUVENIL
Decile No A las Drogas!
Insta La Hora Juvenil
LatinCloud
PSICOLOGíA DEPORTIVA
DIARIO LEPROSO
15.10.2009
Profe Salorio
MIRAR A LOS GANSOS

Un ejemplo de solidaridad que la naturaleza nos brinda, para los tiempos que corren.

Ampliar

El próximo año, cuando veas a los gansos dirigiéndose hacia el sur para el invierno, fí­jate que vuelan formando una V.
Tal vez te interese saber lo que la ciencia a descubierto acerca del porque vuelan de esa forma.
Se ha comprobado que cuando cada pájaro mueve sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él.
Volando en V la bandada completa aumenta por lo menos un 70% por ciento más su poder, que si cada pájaro volara solo.
Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de la comunidad pueden llegar a donde deseen mas fácil y rápidamente porque van apoyándose mutuamente.
Cada vez que un ganso se sale de la formación, siente casi de inmediato la resistencia que le ofrece el aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a la formación para beneficiarse del poder del compañero que va adelante.
Si nosotros tuviéramos la inteligencia del ganso, nos mantuviéramos unidos con aquellos que se dirigen en nuestra misma dirección.
Cuando el lí­der de los gansos se cansa, pasa a uno de los puestos de atrás y otra ave toma su lugar.
Obtenemos mejores resultados si tomamos turnos haciendo los trabajos más difí­ciles.
Los gansos que van detrás chillan para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad, una palabra de aliento produce grandes beneficios.
Finalmente cuando uno se enferma o cae herido de un disparo, otros dos gansos se salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo.
Se quedan acompañándolo hasta que nuevamente este en condiciones de volar o hasta que muera, y sólo entonces los dos acompañantes vuelven a la bandada o se unen a otro grupo.
Si nosotros tuviéramos la inteligencia de un ganso, nos mantendrí­amos uno al lado del otro apoyándonos y acompañándonos.

Profesor Salorio Gerardo


Volver