REVISTA 2016
Pagina de Facebook de LA HORA JUVENIL
Seguinos en twitter
LAS MEDIALUNAS DEL ABUELO
CEMIK PERFORMANCE
PENSIÓN PARA FUTBOLISTAS
PSICOLOGíA DEPORTIVA
DIARIO LEPROSO
Elserver.com
JUAN JOSE LESCANO
29.06.2011
Psicología Deportiva
PERFIL PSICOLÓGICO DEL ARQUERO

El arquero ó el costo de llevar el 1 en la espalda. Es importante saber diferenciar y entender varios aspectos, en La Hora Juvenil el Lic. Marcelo Roffé nos ayuda a comprenderlo.

Ampliar

El perfil psicológico del arquero es distinto al del resto de los jugadores de campo.

Es donde se inicia la columna vertebral del equipo. Y si pierde el equipo, es él el derrotado; y si atajó bien y el equipo gana, es el salvador. Los extremos siempre son malos. En el fútbol está etiquetado como loco o sonso, pero en realidad le hacen pagar el precio de ser distinto, de jugar con otra parte del cuerpo, de vestirse y entrenar diferente, y de llevar el 1 en la espalda, que no es para cualquiera.

Además, intelectualmente según lo investigado, es superior al jugador de campo. La comunicación con el resto de los compañeros es clave, y basta ver los tiros libres, donde él grita y no lo obedecen para armar la barrera. Debe poseer virtudes psicológicas como el manejo de los miedos y las presiones, mayor concentración, asunción de la responsabilidad, tolerancia a la frustración, al error y toma de decisión.

El arquero debe concientizarce de que no existen las pelotas fáciles. Es tan malo tener la confianza baja como alta. La percepción de fracaso es altí­sima. Hay arcos que son más grandes. De niños cuando todos elegí­an tener la pelota o correrla, él preferí­a tirarse y rasparse. Por eso es poseedor de una lógica distinta. Y se precisa una personalidad especial. No hay nada más triste que ser tercer arquero o suplente de alguien que anda muy bien. La sensación es que no va a entrar nunca, la motivación decae mucho. Y no hay nada que baje más la moral de un equipo que le hagan un gol tonto. En tanto humanos, todos nos equivocamos y en tanto arqueros, todos se recibieron de tal con goles evitables y madurando a los 25 años. Pero parece que todos pueden equivocarse menos él.

MARCELO ROFFÉ




Volver